Golden Visa, británicos y residencia en España

La Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, abrió la puerta a que todos los ciudadanos de países no comunitarios que realicen una inversión significativa en España puedan obtener una autorización para residir y trabajar en nuestro país.

El artículo 63 de esta ley regula qué casos se consideran inversiones significativas, siendo uno de los casos más conocidos la adquisición de inmuebles con un valor igual o superior a 500.000 euros libres de cargas, siempre que la compra se haya realizado después de la entrada en vigor de la Ley 14/2013, es decir, el 29 de septiembre de 2013. Por tanto, los inmuebles adquiridos con anterioridad a esa fecha no tienen la consideración de inversión significativa.

Aunque esta ley lleva más de siete años en vigor, lo cierto es que ha comenzado a cobrar relevancia tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea y el cambio de estatus de los británicos que ello conlleva, ya que, a partir del 1 de enero de 2021, los británicos que quieran permanecer más de tres meses en España deberán solicitar la residencia en régimen extracomunitario, siendo una de las vías la conocida como «Golden Visa».

La solicitud se presenta de forma telemática y puede realizarse sin haber obtenido previamente un visado de residencia como inversor, siempre que el inversor y sus familiares se encuentren en España en el momento de solicitar la autorización de forma legal, por ejemplo, en una estancia de corta duración. A la solicitud deberán adjuntarse, entre otros, los siguientes documentos

  • Acreditación de la inversión realizada, mediante el correspondiente certificado del Registro de la Propiedad. Este certificado debe haber sido emitido en los 90 días anteriores a la presentación de la solicitud del visado de residencia. Si en el momento de la solicitud del visado la vivienda se encuentra en proceso de inscripción en el Registro de la Propiedad, bastará con presentar el citado certificado en el que se haga constar la validez de la presentación del documento de adquisición junto con los documentos acreditativos del pago de los impuestos correspondientes.
  • Seguro médico público o privado concertado con una compañía de seguros autorizada para operar en España.
  • Acreditación de recursos económicos suficientes para el solicitante y su familia durante su estancia en España, que se traduce en no menos de 27.115,20 euros anuales para el solicitante y 6.778,80 euros anuales para el cónyuge y cada hijo. Esto se puede acreditar, por ejemplo, mediante certificados o extractos bancarios, aunque hay que tener en cuenta que deben estar traducidos al español y, si están en moneda extranjera, indicar su equivalencia en euros.
  • Certificado de antecedentes penales expedido por el país de origen o los países en los que haya residido durante los últimos cinco años (debidamente apostillado y con traducción jurada).

El plazo máximo para resolver es de veinte días hábiles desde la presentación de la solicitud y una vez notificada la autorización, el solicitante y su familia deberán solicitar la tarjeta de identidad de extranjero (TIE) en la oficina correspondiente. Este trámite debe realizarse de forma presencial, ya que se deben tomar las huellas dactilares. Al cabo de 40-60 días, el solicitante debe volver a la oficina para recoger la tarjeta.

El permiso de residencia tiene una validez de dos años y puede renovarse siempre que se mantengan las condiciones que dieron lugar al permiso. Además, la renovación no requiere la residencia efectiva en España, sino sólo una visita a España durante el periodo de residencia.

 Por último, cabe señalar que el mero hecho de ser titular de un permiso de residencia no implica ser considerado residente fiscal en España. Para ello, es necesario haber permanecido en España al menos 183 días en un año natural.

More info@bufetefrau.com

www.bufetefrau.com